martes, 4 de mayo de 2010

valery


En el rostro de Brittany era evidente la ira que se reflejaba en sus ojos cafés, ella era por decirlo de alguna sutil manera la dueña frustrada de Tony, pues para nadie era un secreto que se acostaban, como tampoco lo era que Brittany se lo estaba tomando a pecho cuando para Tony solo era un ridículo juego.
Nunca me había llevado bien con ella, puesto que igual que Tony hacían parte de los indeseables, ella pertenecía al grupo de las zorras engreídas, sin embargo para mí, ella no es objeto de importancia.
-¿Qué quieres con Tony? –enfurecida apartaba el cabello de su rostro.
-¡hola!, si yo también quiero ser tu amiga – respondí de forma sarcástica.
-no estoy jugando, quien diría que eres una golfa quita novios.
-no tengo necesidad de serlo para tenerlo.
Su mano se dirigía fuertemente a mi rostro, cerré los ojos esperando lo que ya no podía detener, solo sabía que si llegaba a tocarme la cara le iba a arranca los ojos lentamente, no me caracterizo por ser violenta pero si Brittany quería quedarse calva con gusto seria su peluquera personal.
-ni lo pienses – Tony tomo su brazo deteniéndola sin esfuerzo, la cogió de los hombros y la arrecosto con crueldad contra los casilleros –creo que tienes algo que me pertenece.
Katie me agarro de la mano nerviosa, mientras Amy miraba expectante lo que estaba sucediendo; no podía creer como ese idiota podía asustar a la gente en segundos, aunque le debía una, tal vez no lo había hecho por mí, pero me había salvado de una bofetada y a Brittany de estar seguramente muerta y sin cabello.
Tony miraba colérico a Brittany la cual en sus ojos reflejaba miedo y tristeza.
-te lo voy a decir una vez mas y espero que las neuronas te alcancen para entenderlo, dame las llaves.
Realmente se estaba pasando, se me entumeció el alma al ver las lágrimas de Brittany caer sobre sus mejillas, me estaba comenzando a sentir culpable, pero no producía palabra alguna de mi boca.
Brittany seguía sin responder cuando en ese momento Tony enfurecido la comenzó a agitar fuertemente contra los casilleros.
-¡dame las malditas llaves!
-¡suéltala! –Amy se aferro del brazo de Tony intentando hacer que la dejara de maltratar, pero este la empujo haciendo que se golpeara la cabeza impetuosamente contra el suelo.
-¡Amy! – diego profirió un grito desgarrador mientras la tomaba desesperado entre sus brazos e imploraba que despertara.
-llevémosla a enfermería – katie le sugirió rápidamente a Diego el cual asintió de inmediato.
Mi cuerpo se encontraba paralizado, sentía que mis manos se entumecían y mi cabeza se llenaba de rabia infinita al ver la sonrisa de Jaime quien jugaba con una navaja de cacha dorada abriéndola y cerrándola rápidamente, mientras Tony le gritaba sin compasión a Brittany. Recordé a Amy cayendo lentamente en el suelo, al igual que el estridente grito de Diego, en mis ojos se produjo una lagrima llena de odio, odio profundo y repugnante; de un momento a otro reaccione arrebatándole la navaja a Jaime de las manos, agarre a Tony de la camisa haciendo que girara para arrecostarlo a los casilleros, Brittany dejo caer unas llaves para luego irse llorando desconsolada, mientras tanto yo abría la navaja poniendo el filo de esta en la garganta del chico , mi mano temblaba, Tony tragó en seco mirándome con impresión.
-escucha maldito imbécil deja de hacerle daño a mis amigos y a Brittany antes de que te arrepientas – defendía a Brittany por que la muy tonta no tardaba en dejar que Tony hiciera con ella lo que se le placiera.
-hazlo Valery ¿tienes miedo? – Tony me grito enfurecido, todos los alumnos se encontraban susurrando a nuestro alrededor y Jaime solo nos observaba asustado.
Mis manos temblaban sin control, quería introducir la afilada hoja lentamente en su cuello y que en sus ojos se marchara todo rastro de vida.
-¡hazlo! – Los susurros aumentaban a nuestro alrededor - ¿tienes miedo?
-no Tony, no tengo miedo, más bien tengo consideración con el servicio no quiero ponerlos a recoger porquerías en el pasillo.
La gente alrededor produjo risas burlonas mientras le entregaba la navaja educadamente a Jaime.
-me encantan las chicas salvajes – me susurro Jaime entre una mirada picara.
-vete al infierno imbécil.
-tranquila que ahí iré a parar.
Estaba sorprendida por mi reacción, nunca imagine comportarme de esa manera, pero no había podido contener, la ira que aun tenia dominaba mis sentidos, ya estaba explicado el porqué decía que en los día en que Tony se aparecía por mi feliz camino cosas malas sucedían. Se había metido con Amy y eso era algo que no le perdonaría tan fácil, pues una cosa era yo y otra muy diferente Katie y Amy por ellas estaba dispuesta a matar a quien llegase a tocarlas.
Entre rápidamente a la enfermería en donde Diego se encontraba al lado de Amy, Katie por otro lado estaba sentada en una silla con la cabeza entre las manos; me acerque a Amy con cautela, sus ojos se encontraban cerrados pero sus mejillas estaban ligeramente sonrojadas.
-¿como esta?
-mejor – Diego me respondió con una tierna sonrisa mientras miraba a Amy con dulzura.
Diego Underway es un chico especial que en su rostro se ve reflejado la bondad más pura, a pesar de que fuera amigo de los imbéciles de Tony y de Jaime, el es sano y un poco menos obstinado, pero en el no se puede negar la belleza que lo acompaña, su cabello rubio y sus hermosos ojos claro hacen de él un tierno ángel, sin embargo la influencia de sus amigos no lo estaban ayudando en nada. Diego miraba a Amy con intensidad mientras pasaba su mano repetidamente por su cabello castaño.
-Underway, explícame que es lo que te sucede.
-¿a qué te refieres?
-no me parece normal que te preocupes por Amy de esta forma.
-seguramente hubiera hecho lo mismo por alguien más.
-no, ¿sabes? Me parece ridículo que quieras negarte que gustas de Amy y que seguramente la amas solo porque andas con tonto y retonto.
Me miro apenado y asintió con la cabeza, Amy como katie merecían a alguien que las protejan y las amen incondicionalmente, pero es obvio que el mundo carece de hombre sinceros, aunque me gusta la mirada que Diego poseía al ver a Amy.
Aun tenia rabia la cual me había causado dolor de cabeza, ahora tenía que prepararme para una de la bromas pesadas de Tony, sabía que él no iba a dejar las cosas como habían pasado, ya estoy cansada de estar a la defensiva por ese imbécil, era injusto que no pudiera caminar tranquilamente por el pasillo o por la calle porque seguramente ahí iba a estar él preparado para hacerme cualquier broma absurda, pero aceptaba que hoy me había pasado de la raya al haberlo amenazado de esa manera.
-Val – la voz de Amy interrumpió el hilo de mis pensamientos.
-¿Cómo te siente?
-bien – tomo aun más fuerte la mano de Diego mientras el esbozaba una dulce sonrisa.
Sus ojos enamorados me cautivaban el corazón, Katie se acerco para abrazarla con delicadeza, sentía felicidad al saber que estábamos juntas para apoyarnos y que quizás nunca nos separaríamos, Amy sonrió tiernamente sin decir una sola palabra, de un momento a otro la puerta se abrió lo cual hizo que todos volteáramos inmediatamente; Joel entro agitado con la mano en el pecho.
-Valery te he estado buscando por todos lados.
-¿Qué sucede?
-el recto te solicita en su oficina.
-¡mierda!
-Valery Miller ¿qué hiciste? – Katie se dirigía a mí con autoridad.
-muy pronto te enteraras, me voy, chao.
Maldita sea, mi padre se iba a enterar de lo que había sucedido y seguro me matara, ¡Dios! Ya me estoy despidiendo del celular y de las salidas, no sabía qué carajo le inventaría al rector, lo que si sabía era que todo había sucedido gracias a él estúpido de Tony, quería que desapareciera o que se fuera para nunca volver a verlo, pero para mi desgracia eso no iba a pasar pues él había nacido especialmente para hacerme la vida miserable y pues no bastaría desear que se evaporizara para que al fin sucediera lo que tanto deseaba.
Camine nerviosa hacia la oficina del señor Ford, quien se caracterizaba por ser una persona estricta pero compresiva a la vez.
Abrí la puerta con lentitud y entre con elegancia, en la oficina se encontraba el señor Ford sentado en su silla marrón de cuerina y Tony al frente quien me miraba con odio profundo.
-señorita Miller tome asiento.
Asentí con la cabeza y me dirigí a la silla tratando de distanciarme lo más que fuera posible de Tony. El director tomo el control y encendió el televisor reproduciendo la cinta de seguridad en donde se hallaba todo lo que había sucedido en el pasillo; sonreí divertida al ver la cara de gay que tenia Jaime en el video.
-bueno mis queridos jóvenes quiero que me explique ¡¿Qué es esto?! – grito furioso, golpeando fuertemente el escritorio.
-¡fue culpa de ella!
-¿mía? Eres un cobarde, imbécil y poco hombre.
-cállate, tu eres una salvaje y una vándala ¿de dónde te sacaron? ¿De la basura?
$%&&%$#”&&%$%#
Tony y yo discutíamos gritándonos el uno al otro al mismo tiempo, lo cual hacia que no se entendiera nada de lo que decíamos.
-¡cállense! – el director grito aun mas furioso. Los dos hicimos silencio instantáneamente.
-estoy decepcionado, es impresionante la manera en que han actuado en el día de hoy, y más usted señorita, nunca me había causado problemas, en cuanto a usted señor Mclions explíqueme esto otro – el director puso encima de su escritorio una bolsa de marihuana, otra de coca y unas cuantas cervezas. Solté una carcajada burlona pero me tape la boca apenada, Tony me fulmino con la mirada.
-¿le parece gracioso señorita?
-no disculpe señor Ford.
-bueno jóvenes están castigados, vengan mañana a las 6:00 am
-¡no, mañana es sábado!, usted sabe que tengo que ir a… - el director lo interrumpió alzando una mano indicando que se callara.
-si señor Mclions, yo lo sé pero debió pensar en eso antes de comportarse de esa manera – me encontraba confundida, no sabía de qué carajo estaban hablando.
-pero…
-disculpe entonces señor Mclions dejémoslo para… mmm… ¡mañana! Me importa un pepino si es sábado o su cumpleaños o el de su novia ¡mañana es mañana! ¡Ahora largo de mi oficina!
Nos levantamos corriendo en medio de tropezones pero uno muy alejado del otro.
Maldita sea, pasar otro dio viéndole la cara al imbécil de Tony era toda una tortura, era el peor castigo que me habían puesto.
-mañana nos vemos gatubela – se burlo entre una carcajada maliciosa.
-cállate, si no quieres que de verdad saque las uñas.
Me aleje furiosa por todo lo que me había pasado, al menos mis padres no se enterarían pero aun así era injusto que me castigaran por Tony y que el castigo fuera con él.
-Valery- mi prima me llamo dirigiéndose hacia mí.
-¿Qué sucede?
-¿una navaja? ¿Estás loca?
-si lo sé, pero dime ¿Cómo hacia si estaba furiosa por Amy? – me cruce de brazos mientras me excusaba.
Bueno, nada es una buena opción
-para mí no existe esa opción katie.
-¿Qué te dijo el rector?
-nada, me voy a casa ¿vienes conmigo?
-bueno a la final Amy se va con diego

5 comentarios:

  1. wow!!!!!!!!!!!!!!!!!
    me encanta tu blog
    es genial
    postea pronto

    bye

    ResponderEliminar
  2. hi... lindo blog...

    me encanto como escribes...

    me sumo a tus seguidores... poztea pronto...

    saludos^^

    ResponderEliminar
  3. Vaya, siento que con tu blog, el mío se va a la basura. Eres lo mejor. Ya sé que mis blogs son como para niñas, pero los vistarías???es: www.lunayjake.blogspot.com y www.up-town-girls.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. tienes un premio en mi blog
    pasate http://darkness-gisell.blogspot.com/

    bye

    ResponderEliminar
  5. Ho me encanto jeje quien se pelea se desea xdxd passaros porfa
    http://www.tusolobesame.blogspot.com/

    ResponderEliminar